Gestión de los recursos:
Energía, agua y residuos

Optimizar el uso

Conseguir un desarrollo fundamentado en la sostenibilidad, la gestión de los recursos como el agua, la energía y los residuos es un tema primordial y por tanto, hay que trabajar para planificar políticas que cambien el actual sistema de gestión que no potencia en ningún caso estos objetivos. Por ello, se necesitan políticas claras del fomento del ahorro, del aprovechamiento y de la generación de estos recursos.

El agua y la energía eléctrica son unos elementos necesarios y cada vez más caros para la administración y para los ciudadanos, y por tanto, hay que encontrar la forma de gestionarlos de la manera más competitiva y menos costosa posible. La gestión del agua y de la energía eléctrica no es sólo reducir costes y mejorar la eficiencia, sino que también es aplicar medidas que ayuden a mejorar la sostenibilidad. Pero el agua y la energía eléctrica también son necesidades primordiales para el bienestar de todos y cada uno de los vecinos del municipio, por lo que hay que garantizar a todos unos servicios mínimos municipales de calidad.

Por otra parte, en Avança Pratdip, queremos trabajar para lograr un sistema de abastecimiento energético suficiente, de calidad, proveniente de fuentes renovables y con un bajo impacto en el medio ambiente, porque hemos constatado que las ciudades y pueblos han sido concebidas desde el inicio hasta la actualidad para consumir sin medida todo tipo de energía. Desde Avança Pratdip queremos empezar a cambiar este paradigma y en un futuro no muy lejano tener un municipio autosuficiente energéticamente al máximo, limpio y sostenible.

Los residuos deben dejar de serlo para convertirse en recursos aprovechables de manera que pasemos de gestionar residuos a gestionar recursos. El aumento de la población y, consecuentemente, del consumo, se traduce en un incremento continuo en la generación de residuos, especialmente en cuanto a los envases y embalajes, que pone en crisis el sistema de gestión.

Objetivos y propuestas

  1. Trabajar en la eficiencia del agua pública y velar por la calidad de ésta que es la que se consume en el municipio, procurando también que el servicio de abastecimiento de agua a todos los vecinos sea sostenible y eficiente. Controlar la calidad del agua, tanto del agua potable, como de las fuentes naturales y la de las piscinas públicas.
  2. Velar por el reaprovechamiento de las aguas residuales para usos agrícolas o de riego ornamental, mediante su adecuada depuración en las plantas depuradoras ya existentes en el municipio, y trabajando para ampliar el número de las mismas en los núcleos habitados que no dispongan y donde sea necesario.
  3. Fomentar el residuo cero, para producir cada vez menos residuos y, por otro lado, optimizar y potenciar los puntos limpios y puntos de residuos existentes en el municipio, para conseguir que la totalidad de los residuos generados en el municipio tengan una continuidad en el ciclo de aprovechamiento.
  4. Conseguir un municipio productor de energía, implantando la energía renovable en los edificios y espacios públicos y fomentando que se haga en los espacios privados.
  5. Potenciar las energías existentes como son la solar térmica, la fotovoltaica, la geotérmica, mini-eólica y la biomasa.
  6. Mejorar y sanear tanto las redes de abastecimiento de agua como las redes de energía eléctrica y de telecomunicación de todos los núcleos habitados del municipio, buscando las fórmulas de financiación necesarias para alcanzar la modernización y la optimización que en permitan la recepción por parte del Ayuntamiento.
  7. Garantizar los servicios mínimos en cuanto al abastecimiento de agua y energía eléctrica de todos los núcleos habitados del municipio.
  8. Promover el consumo racional para contribuir a un cambio de cultura respecto a los hábitos y las políticas de reciclaje.
  9. Impulsar la reutilización y el reciclaje de los envases y fomentar la recuperación de los hábitos tradicionales no derrochadores de recursos (capazo, bolsa del pan, etc…).
  10. Elaborar un mapa local de potencial energético renovable, para conocer las potencialidades del municipio, priorizando el aprovechamiento solar, eólico, de la biomasa y, allí donde sea posible, de la geotermia.
  11. Elaborar un plan de mejora del alumbrado público en todo el municipio, para la reducción de consumo energético y completar la adaptación a la Ley de contaminación lumínica.
  12. Establecer bonificaciones del impuesto de circulación a los vehículos que consuman exclusivamente o prioritariamente energías renovables.
  13. Fomentar, mediante subvenciones directas o bonificaciones del impuesto de obras, la incorporación de energía solar térmica.
  14. Solicitar ayudas, subvenciones y cualquier fórmula de financiación que permita llevar a cabo todas las iniciativas necesarias para alcanzar la eficiencia, sostenibilidad y mejora de las actuaciones en materia de agua, energía eléctrica y residuos, a fin de que la hacienda municipal no se vea afectada o, en su caso, la afectación sea mínima.
  15. Realizar las acciones necesarias para llevar a cabo una política de control de plagas eficaz y constante, respetuosa con el medio ambiente.