Calidad democrátuca y buen gobierno

Política fundamental

Ya desde ahora manifestamos nuestro compromiso por la calidad democrática y el buen gobierno, porque queremos proteger el interés general, preservar la integridad de los servicios municipales y poner los recursos comunes al servicio de la igualdad de oportunidades. Queremos devolver el poder político a los vecinos, estimular el compromiso social, el deber y la libertad de los ciudadanos para decidir y tener el control de todos los asuntos municipales.

Los pilares para edificar un gobierno abierto son la transparencia, la rendición de cuentas, la participación y la cooperación.

El gobierno municipal que proponemos abrirá los datos públicos, abrirá los plenos, dará acceso a la información y, sobre todo, informará de los procesos de toma de decisiones, con el objetivo de proporcionar herramientas para que la gente pueda ejercer el control y seguimiento de las políticas públicas municipales.

La rendición de cuentas debe hacerse de manera periódica y transparente. Queremos consolidar y simplificar las herramientas de consulta directa, la concertación de debates, la iniciativa ciudadana para determinar la agenda y los programas de gobierno.

La formación libre de la opinión de los vecinos del municipio y la deliberación sobre cualquier aspecto controvertido de la política municipal requiere siempre de un esfuerzo de información por parte del Consistorio. Esta actitud de transparencia y pedagogía será la garantía de calidad de la misma deliberación y hará que el ciudadano sea copartícipe y corresponsable de las decisiones.

Todos los vecinos del municipio, sin excepción, tienen derecho no sólo a saber en qué se gasta hasta el último euro de sus impuestos, sino también a decidir cómo se gastará y comprobar que efectivamente se está haciendo tal y como se haya decidido. Pero, por otro lado, el Ayuntamiento debe aplicar medidas de racionalización del gasto que expresen una verdadera vocación de austeridad, honestidad, eficiencia, rigor y transparencia en la gestión de los recursos públicos.

El ayuntamiento debe ser un referente ético en su actuación, por lo que, como la administración pública más cercana a la ciudadanía, debe actuar con el ejemplo y en consecuencia con aquellas actitudes y valores que quiere fomentar en la sociedad.

Objetivos y propuestas

  1. Auditar el estado de cuentas del Ayuntamiento como primera medida del nuevo gobierno municipal, de una manera exhaustiva y con la participación de las entidades y la ciudadanía, sometiendo a exposición pública los resultados de la auditoría.
  2. Cumplir todos los requisitos de las leyes de transparencia, que establecen mecanismos de garantía del derecho a la transparencia y el buen gobierno, haciendo publicidad activa de toda la información relevante.
  3. Limitación a 2 mandatos y declaración patrimonial antes de asumir y tras dejar un cargo electo.
  4. Mejora de los procesos de concursos públicos y de subvención:
  5. .Planificación temporal y publicación de la información.

    .Anuncios fácilmente accesibles.

    .Licitaciones con criterios de evaluación y de selección.

    .Justificación pública de la adjudicación final.

  6. Garantía de imparcialidad en las subvenciones públicas municipales asegurando siempre la independencia de las entidades perceptoras.
  7. Prohibición de solicitar informes a empresas, consultores o asesores externos a la función pública. Sólo se encargarán aquellos informes imprescindibles, autorizados con la firma del concejal y acompañados de un informe preceptivo firmado por el máximo responsable de la función pública en ese departamento, donde se reconozca que el Ayuntamiento no dispone internamente de los medios o la capacidad para redactarlos.
  8. Creación de un código ético y de austeridad y fiscalización de la oportunidad y gasto de los viajes oficiales.
  9. Revisión de los principales contratos vigentes del Ayuntamiento para ver las condiciones pactadas, su adjudicación y su adecuación al objetivo del contrato.
  10. Elaborar un presupuesto municipal austero y socialmente comprometido, implicando el conjunto de la ciudadanía en su elaboración, seguimiento y posterior evaluación.
  11. Racionalización de cargos de confianza política. Su contratación debe quedar justificada por criterios objetivos de competencias profesionales, formación y experiencia.
  12. Prestación de servicios con municipios vecinos, a ser posible, como medida para ganar eficiencia y posibilitar ahorros en la prestación de servicios públicos municipales.
  13. Potenciación de la oficina de atención ciudadana y del portal web de la transparencia como garantía de acceso a ciudadanos y entidades a la información relativa a la actividad municipal.
  14. Aplicación de mecanismos de especial transparencia en los criterios de adjudicaciones municipales es decir, las ayudas, sobre todo en cuanto a la vivienda, de las plazas en centros educativos y de los servicios sociales básicos, asegurando que estos criterios sean objetivos y fácilmente cuantificables, y rendición de cuentas del destino de las subvenciones y de las actuaciones de las entidades subvencionadas.
  15. Establecimiento de criterios claros para la promoción interna y la creación de nuevas plazas de funcionario, con la meritocracia y la profesionalidad como factores fundamentales de decisión